Éxito en la innovación

Hay tres aspectos que hay que tener en cuenta cuando innovemos:

  • Tecnología: Tecnologías pueden ser la base para una innovación disruptiva
  • Mercado: Los cambios en los mercados pueden ofrecer oportunidades para innovar.
  • Sociedad: Los habitos y emociones de las personas que forman la sociedad pueden facilitar o bloquear las innovaciones.

Para aumentar considerablemente las probabilidades de éxito con una innovación; la tecnología, el mercado y la sociedad tienen que estar alineadas y se deben reforzar mutuamente. Lo más importante de todo es que satisfaga una necesidad real en la sociedad.

La generación de ideas para desarrollo de nuevo producto

Para conseguir un producto de éxito en el mercado es importante la gestión de la Innovación, y una parte importante de la misma consistiría en la generación de ideas.

Previo a la fase de desarrollo del producto, se tiene que partir de que hay una oportunidad de negocio, es decir, se ha hecho un trabajo de estudio interno y externo previo (DAFO). Se debe de haber detectado una necesidad en el mercado, en el cual haya un potencial de clientes dispuestos a pagar por el producto.

Partiendo de que se se ha hecho esta etapa previa, el primer paso en el desarrollo de todo nuevo producto consiste en generar ideas. Para ello se puede utilizar diversas metodologías, aunque la más común y conocida es la “lluvia de ideas” (brainstorming), por lo que es imprescindible hacer uso de las dotes creativas del equipo, y sobretodo tener la mente abierta, dejándola fluir. El hecho de exponer ideas en equipo aumenta el rendimiento, ya que se comparten diferentes puntos de vista (con lo que enriquece el proceso) y favorece la aparición de nuevas ideas a partir de otras.

El siguiente paso consistiría en hacer un filtro y agrupación de ideas, utilizando un criterio determinado (dependiendo de la situación), para pasar de esta etapa creativa en la que hay un pensamiento divergente, a una etapa convergente.

Como dato numérico se puede decir que de 100 buenas ideas, se podrían sacar al mercado unos 10 productos, de los cuales 1 puede tener éxito en el mercado. Aquí habría que definir, qué entendemos por éxito. Consideramos éxito que el producto esté vivo más de un año en el mercado. Hay que tener en cuenta que estos valores concretos dependen del sector, pero sirve para hacernos una idea, más cualitativa que cuantitativa, de la dificultad de conseguir un éxito comercial y de la importancia de generar cantidad y calidad de ideas.

Estas primeros pasos de las etapas de desarrollo son de vital importancia, primero porque son las primeras y si son erróneas los siguientes pasos también lo serán, y segundo porque condicionará en gran medida las propiedades y características del producto final

 

 

Nespresso, más de veinte años para conseguir su éxito

Detrás de los populares anuncios televisivos, cuya imagen visible es el glamuroso George Clooney, las máquinas de café Nespresso han tardado muchos años para conseguir el éxito.

La patente de la tecnología del sistema la adquirió Nestlé en el año 1974, y no sería hasta el año 1995 que se lograría rentabilidad. Durante todo ese tiempo se estuvo trabajando en orientar el producto al mercado objetivo, aspectos  técnicos (problemas y costes de producción, variabilidad de la calidad del café), canales de distribución, etc. A partir de entonces gracias a las inversiones en publicidad y a una buena estrategia, Nespresso se ha convertido en líder mundial del café en cápsulas. Sin duda uno de los elementos clave del producto es su sencillez, tanto en diseño como en usabilidad, y es que se ha convertido en una de las divisiones más rentables y de mayor crecimiento de Nestlé.