El cambio de paradigma para Innovar

¿Alguna vez habéis planteado un cambio de mejora en vuestra empresa y os han dado un NO rotundo…? La mayoría de cambios suelen tener como respuesta una resistencia al propio cambio. Esa negativa al cambio puede estar condicionada por uno o varios factores; miedo a lo desconocido, previsión de dificultades, ya estamos bien como estamos, falta de ambición, etc.

Os aconsejo ver este divertido vídeo “Innovación el difícil cambio de paradigma” (2 min)

Este post se titula “El cambio de paradigma para innovar”… primero de todo ¿qué es un paradigma?. La palabra paradigma significa “ejemplo” o “modelo”, es el modelo mental del funcionamiento de nuestro mundo, a efectos prácticos se podría decir que es la lente por la cual vemos la realidad. Para innovar se requiere pensar diferente y esto requiere un cambio de paradigma, si no hay cambio de paradigma es difícil innovar. El pensamiento divergente es una gran cualidad de los innovadores puesto que te permite dar diferentes  respuestas a una pregunta. La ciencia cada vez va obteniendo más información del funcionamiento de nuestro cerebro y sobre el pensamiento divergente hay dos puntos importantes a sintetizar:

1) Todos tenemos esta capacidad

2) En la mayoría se deteriora con el tiempo

Relacionado con este tema, os recomiendo otro vídeo interesante es el “Changing paradigms” de Ken Robinson (11min). Espero que esta información sea de vuestro interés.

 

Éxito en la innovación

Hay tres aspectos que hay que tener en cuenta cuando innovemos:

  • Tecnología: Tecnologías pueden ser la base para una innovación disruptiva
  • Mercado: Los cambios en los mercados pueden ofrecer oportunidades para innovar.
  • Sociedad: Los habitos y emociones de las personas que forman la sociedad pueden facilitar o bloquear las innovaciones.

Para aumentar considerablemente las probabilidades de éxito con una innovación; la tecnología, el mercado y la sociedad tienen que estar alineadas y se deben reforzar mutuamente. Lo más importante de todo es que satisfaga una necesidad real en la sociedad.

Innovando en actitud

Después de una jornada de trabajo muchas personas llegan a casa cansados, llenos de preocupaciones y vacíos de energía. En el peor de los casos con dolor de cabeza, e irritable.

¿Quién no se ha sentido alguna vez fatigado después de un día que parecía interminable?

La ciencia desde hace años ha realizado suficientes experimentos para determinar de que el cerebro puede trabajar largas horas sin fatigarse, es decir, sin disminución de su capacidad de trabajo. ¿Entones por qué se llega a casa tan cansado? La mayor parte de fatiga que se padece en trabajos sedentarios es debida a factores emocionales. El aburrimiento, el resentimiento, la sensación de que no se aprecia el trabajo, la prisa, la ansiedad, la preocupación, etc son emociones que producen tensiones nerviosas en nuestro cuerpo y disipan la energía inútilmente.

El trabajo duro rara vez causa por sí mismo una fatiga que no pueda ser curada con un buen sueño o descanso. Si usted le pregunta a un trabajador de su oficina como se encuentra al finalizar la jornada, y le responde que está muy cansado de trabajar, es seguro que no ha trabajado eficientemente debido a estas cargas emocionales. La empresa debe de tener claro estos aspectos para crear un entorno adecuado de trabajo, pero el empleado debe de cambiar también ciertos paradigmas mentales y saber gestionar sus emociones. Ser consciente de este efecto y poner remedio proporciona beneficios, tanto a la empresa como para el trabajador. Si muchos ejecutivos y personas de responsabilidad en la empresa tuviesen en cuenta estos aspectos, su salud lo agradecería.

A continuación indico 4 hábitos saludables a tener en cuenta

  • Ser ordenados
  • Saber priorizar. Siempre habrá muchas tareas, se trata de hacer primero las más importantes. Para esto hay que tener buen criterio
  • Cuando tenga un problema, resuélvalo inmediatamente (siempre y cuando tenga los datos necesarios para tomar una decisión, y valorando el riesgo debido a que siempre hay escasez de información)
  • Aprender a organizar, delegar y supervisar (usted no puede hacerlo todo)

Hablo sobre “Innovar en actitud” porque, a pesar de que el contenido del tema no es nada nuevo, esta fatiga mental se extiende en muchas organizaciones y es preciso cambiar ciertos hábitos para ser más productivos y felices.

 

Bibliografía:

Cómo disfrutar de la vida y del trabajo. Dale Carnegie