Made In China

Hace varias décadas que la fabricación del mundo comenzó a concentrarse en Asia para varios sectores.

Referente al mundo de la tecnología, aparecieron una serie de compañías OEM (original equipment manufacturing) que se encargaban en fabricar cualquier aparato electrónico siguiendo los requisitos de sus clientes. El cliente de estas compañías comercializaban el producto final utilizando su propia marca. Los puntos más importantes eran el bajo coste y la flexibilidad ante las demandas de los clientes. La competitividad en Asia, y en especial en China, empezó a crecer considerablemente, compitiendo por precio en un inicio y posteriormente en calidad.

Ante este panorama los OEM empezaron a desarrollar estrategias para aventajar a sus competidores. Como resultado entraron en el negocio del diseño para proporcionar mayor valor añadido a sus clientes y  se convirtieron de esta forma en  ODM (original design manufacturing). Expanden la dimensión de la competición de la producción al Diseño. Los recursos que necesitan este tipo de empresas son diferentes y requieren de tener un personal altamente cualificado.

Sin embargo los OEM y ODM tienen algo en común; venden sus productos bajo la marca de sus compradores. Para evitar la dependencia excesiva de sus compradores y viendo que es más rentable explotar el producto que diseñarlo o fabricarlo, empiezan a desarrollar sus marcas (Branding) y cadenas de distribución.  Este tipo de negocio es llamado OBM (original brand manufacturing). Esta evolución a lo largo de los años explica como empresas que solamente fabricaban se hayan consagrado como marcas de alto valor añadido y respectadas en la economía global.

 

EL ESTADO ACTUAL DE LA INNOVACIÓN EN ESPAÑA

La inversión en I+D en España tuvo su máximo valor en 2009 – 2010. Con la crisis económica de estos últimos años la cantidad de inversión en I+D en España ha experimentado una reducción consecutiva año tras año. Es curioso contemplar que nuestros socios europeos optaron por realizar la acción opuesta, es decir, incrementar dicha inversión. Teniendo en cuenta que se tuvo que hacer recortes en sanidad y educación para mejorar la situación a corto plazo, es lógico también esperar una reducción en el gasto de I+D. Sin embargo, la recuperación económica que se ha experimentado en 2014 en los indicadores macroeconómicos, no se ha visto reflejada en la inversión en I+D de momento.

GASTO EN ID

¿Qué implicaciones tiene? A pesar de que no hay una relación directa entre la cantidad de inversión en I+D y el nivel de innovación, investigar e innovar son decisiones para ganar competitividad en un futuro. Por lo que al tener menor nivel de inversión con respecto el resto de países europeos, contribuirá a que España juegue en  desventaja, perdiendo competitividad. Año a año esta brecha se ha ido incrementando. Para hacernos una idea, según los datos de Eurostat, en 2014 el gasto total de I+D en España fue de 1.20% del PIB (unos 12800 millones de euros), teniendo en cuenta empresas públicas y privadas. Este gasto contrasta con el 2,03% de la media europea. En la imagen anterior se ha comparado España, con la media europea, pero también con países con protagonismo económico como son Alemania y Francia. Se puede observar cómo su inversión en I+D es muy superior a la española.

 

Esperemos que el nuevo gobierno que salga a partir de este 20D dedique más esfuerzos en un área tan estratégica como es el I+D

 

FUENTE: EUROSTAT
Para más detalle sobre el gasto de los diferentes paísos europeos y su evolución desde 2002 hasta 2014 vea el siguiente enlace: Gasto en I+D (% PIB) por país. 2002 – 2014

 

 

 

d

El gran potencial del trabajo en equipo

El trabajo en equipo encierra un gran potencial que en muchas organizaciones no se aprovecha de forma adecuada, teniendo como resultado baja competitividad, pérdida de cuota de mercado, reducción de márgenes y otros sin fin de consecuencias adversas.

Considero de interés diferenciar el grupo de trabajo y el trabajo en equipo. Hay quienes piensan que trabajan en equipo y simplemente trabajan como un grupo de profesionales en el que cada uno hace una parte del trabajo y es responsable de su tarea a nivel individual. En muchas ocasiones el trabajo en grupo es suficiente y adecuado. Un ejemplo de trabajo en grupo serían los anestesistas de un hospital, en el que cada uno responde por su trabajo. Referente al trabajo en equipo, el ejemplo más instructivo sería un equipo de fútbol, donde cada uno de los miembros son diferentes y se complementan entre sí, además tienen una meta común y el reto y esfuerzo ejerce una motivación entre ellos.

La verdadera innovación depende de la sinergia y  la sinergia de la diversidad. Considero que el gran potencial del trabajo en equipo  es la generación de sinergias. ¿Qué quiere decir? Si se crea la sinergia, 1 + 1 puede ser 10, 100 o 1000… No hay límites!!! Generar sinergia implica que el conjunto tiene más valor que la suma de sus partes por separado. Si dos personas ven las cosas exactamente igual, es difícil generar sinergia. Para esta situación en concreto 1+1 será 2 en el mejor de los casos. En cambio la diversidad y diferentes puntos de vista son interesantes para la creación de sinergias. Las empresas con gran potencial y con un fuerte sentido de la innovación se organizan en equipos de personas con  capacidades distintas y complementarias. El otro requisito para que un trabajo en equipo funcione correctamente y se generen las sinergias es eliminar todos los muros internos que las personas pueden construir, dominar el ego y buscar la cohesión. “El equipo es uno y  triunfaremos juntos”